´Quiero transmitir la magia y belleza de la música´

G. RODAS. PALMA.

Ainhoa Arteta, vasca universal que ha recorrido el
mundo triunfando en los más importantes teatros,
actúa este sábado en el Auditòrium -con motivo del
25 aniversario de la Copa del Rey de vela-, junto a
los pianistas Alessio Bax y Rubén Fernández-Aguirre.
La soprano de España en estos momentos habla con
DIARIO de MALLORCA de su relación con la isla,
analiza su carrera y avanza sus proyectos.



-¿Qué tiene de especial el programa que interpretará
en Palma?

-El programa que interpretaré estará dedicado por
completo a la música española. Composiciones de
Turina, Granados, Obradors y García-Abril. Canto
música española desde siempre y prácticamente en
todos los recitales que he ofrecido tanto en España,
como en el resto del mundo, en los que siempre hay
una parte dedicada a la canción española. Tanto los
grandes intérpretes como los aficionados de todo el
mundo conocen su belleza y es raro el recital en
el que no aparece un compositor español. Nuestros
grandes cantantes (Caballé, Victoria de los Ángeles,
Berganza, Carreras, Kraus, Aragall, Domingo, etc) han contribuido y mucho a su difusión. Para mí y mi pianista, Fernández-Aguirre, es un honor compartir este recital con la genialidad de Alessio Bax, de quien siempre tengo a mano su grabación Baroque Reflections para las ocasiones más íntimas, esas en las que el alma nos pide de comer.



-¿Ya distingue al público de la isla?

-En realidad no he cantado tantas veces en Balears. La última fue en la ópera Don Giovanni, en Maó, con el papel de Donna Elvira. No creo que se me pueda considerar una asidua de los escenarios mallorquines. Eso sí, el público aquí siempre me ha acogido calurosamente y tengo recuerdos muy entrañables ya que en cada visita he hecho verdaderos amigos.



-¿Sueña con sus canciones?

-Sí, sobre todo al principio del proceso de aprendizaje de una obra nueva y más si es una ópera. La música entra en tu cabeza y no hay manera de descansar hasta que no la memorizas y la trabajas interpretativamente. Y después hay canciones con melodías tan maravillosas que uno quiere soñar con ellas porque le producen sensación de bienestar y paz.



-¿Cuál es su primer recuerdo musical?

-Cuando escuché un disco de Maria Callas que me regaló mi padre. Me quedé impresionadísima del poder de comunicación tan grande que tenía aquella voz, y tantos años después, cuando escucho sus interpretaciones, sigo emocionándome como el primer día. Es verdaderamente única.



-¿Qué recuerdos tiene de su debut?

-Mi debut tuvo lugar en la Opera de Palm Beach con La Cenerentola. Tuve que sustituir a la soprano que había cancelado unos días antes de la premier y dado que esta era una gran oportunidad para mí, cuando me preguntaron si había cantado el papel dije que sí, cuando en realidad no conocía la ópera. Tuve que aprenderme un papel tan complicado como Clorinda a marchas forzadas y además aparentar tranquilidad y seguridad en los ensayos para que nadie se percatase que no sólo era mi debut en el papel, sino mi debut profesional en la ópera. En fin, ahora me río pero le aseguro que entonces la cosa no era nada graciosa para mí.



-¿Qué proyectos prepara?

-Lo más inmediato es un recital con el pianista Roger Vignoles en el nuevo Auditorio de El Escorial, el 10 de agosto. Después, entre otros muchos proyectos, canto con el Orfeón Donostiarra y la Orquesta de Cadaqués en San Sebastián; con las Orquestas Sinfónicas de Galicia, Valencia y Tenerife, recitales en Musikverein de Viena, Filarmónica de Eslovenia, Palacio Bellas Artes de Bruselas, Palau de la Música de Valencia, producciones de ópera como Fausto y La Bohème con la Filarmónica de Israel en Tel Aviv y en Las Palmas, Tatiana de Oneguin en Jerez, así como mi debut en el papel de Blanche de Diálogo de Carmelitas de Poulenc en la Temporada de Opera de la A.B.A.O. para finalizar con mi regreso al Festival de La Arena di Verona con La Bohème.



-¿Qué objetivos se ha marcado?

-Me siento afortunada por dedicarme a algo tan bello y mágico como la música y mi sueño es transmitir esta sensación a las personas que me escuchan.



-¿Canta cada día mejor?

-De lo que respecta la voz y la técnica vocal, afortunadamente nunca se alcanza la perfección y uno trabaja a lo largo de toda su vida para conseguir hacer realidad el "canto ideal" que siempre tenemos en mente. Pero lo mejor de todo es que la voz es un gran misterio y en la medida que uno trabaja, descubre más posibilidades, nuevos colores y sonidos, que a su vez cambian este "canto ideal" al que me refería. Así que el proceso de perfeccionamiento sigue durante toda la vida del artista.



-¿Qué significa para usted el aplauso del público?

-El aplauso del público para un artista es el premio, la recompensa por el trabajo bien hecho, por todos los sacrificios, por el esfuerzo que esta profesión exige, es el estímulo que nos ayuda a superar los momentos bajos, pero sobre todo es la expresión de agradecimiento que la gente siente hacía el artista por haber llegado a sus corazones, por haberles transportado a este mágico mundo de la música donde se cuentan historias diversas, pero donde siempre impera el camino hacia la luz.

 


03 / 08 / 2006
Volver
adalt